CRÓNICAS DEL RUIDO Y LA FURIA

 

 

 

Por: Mauricio Escuela

 

 

 

Inspirado en el maestro William Faulkner, este retrato de verdades propias y ajenas intenta la pirueta y el salto mortal del periodismo sin ataduras, de la opinión que no teme. En su novela El ruido y la furia, Faulkner nos narra la vida a través de un idiota, cacofonías poéticas y mitologías del espíritu que no nos abandonan hoy. Pieza que se ajusta a la definición que hiciera Shakespeare sobre la existencia:

 

«La vida no es más que una sombra andante   

 Que apuntala y realza su hora en el escenario

 Y después ya no se escucha más.

 Es un cuento relatado por un idiota lleno de Ruido y Furia,

Sin ningún significado».

 (Macbeth, acto 5, escena 5)

Así, quizás como ese acto de magia, dejo caer bajo las almohadas y las puertas de las casas estas escrituras que hieren y restañan. 

LOS DÍAS DE LA CONFABULACIÓN IMPERFECTA

EN BUSCA DEL PERRO NEGRO

ME QUEDA LA PALABRA

EL MALESTAR DE LA IDEOLOGÍA

EL DOMINÓ HABLADO DE LA MEDIOCRIDAD

HISTORIA DE UN QUEMADOR DE LIBROS

EL SONIDO DE TRUMP

CAIBARIÉN BAJO LA MALDICIÓN DEL DILUVIO

ANTES QUE AMANEZCA

CRÓNICAS DEL RUIDO Y LA FURIA 2: HAMBRE DE PERIODISMO

 TODOS SOMOS ANCIANOS

NUESTRO HOMBRE MEDIOCRE