MIENTRAS

 

La madrugada y yo

 

noctívagos sin fondo

 

fundamos el silencio

 

y su cautela.

 

 

 

Desde mis ojeras lluevo polvo.

 

 

 

El tiempo soy

 

definitivamente

 

y el sábado despunta

 

en otros pechos

 

puntual como mis ojos.

 

 

 

En otra vida fui sepulturero

 

lo sé por estas manos

 

llenas de telarañas

 

por sus oquedades sin premonición

 

y porque el viento. Seguir leyendo

EL PRINCIPITO

 

Danae Águila

 

 

 

Sin otro equipaje

 

Que un mundo de ideas

 

Viajó con los gansos

 

Cayó de una estrella.

 

 

 

Su rosa egoísta,

 

romántica y bella,

 

el volcán dormido,

 

los baobas, de aquella

 

su casa adorada

 

del chico planeta

 

                            B-612… Seguir leyendo

DIALÉCTICA DE LOS DÍAS

 

 Idiel García

 

Che, es tarde en la noche,

 

mi madre está acostada, hoy la hemos llevado al médico,

 

así que voy a hablarte rápido, de hombre a hombre,

 

como te hubiera gustado que te hablara.

 

para empezar, solo un comentario,

 

esta tarde cuando volvíamos del hospital

 

sentado en los muros de los portales del pueblo

 

estaba el hombre nuevo, es decir, los muchachos olvidados,

 

olvidándose de todo, incluso de tus huesos,

 

porque una cosa es segura, nada se hace más fácil que el olvido,

 

y esos muchachos que una vez querían ser como tú

 

¿lo querían realmente o solo era una trampa de la edad?

 

tienen sueños muy grandes, como los que yo tuve un día

 

o como los tuyos, de conquista y libertad. Seguir leyendo

 

 

HUIDA

 

Irina Ojeda

 

En  el café  disertaban

sobre  literatura,

somosexualidad,

política, religión…

Yo indagué en el cielo,

me detuve en el color del té,

en el girasol del búcaro

 y el verde de las paredes.

 

Un poco sucio el mantel;

a través del encaje

el esmalte de mis uñas relucía. Seguir leyendo

DISTORSIONES I

 

Eliecer Almaguer

Sodomizar a la poesía, sus carnes niñas marcarlas de hematomas

secar sus pechos para que no pueda ofrecerse a otras criaturas

agujerearla con los instrumentos que la concibo 

erradicar sus pezones como si fuesen un tumor maligno

 

vaciarla interiormente

que no pueda quedar encinta del poema

ese feto malformado a quien insistimos en darle nuestra paternidad.

Sodomizar a la poesía, estropearla para los otros que intenten

aparearse con ella. Seguir leyendo

HISTORIA DE LA MUERTE DE MUERTE

 

 Mauricio Escuela

 

Es una historia donde la muerte lenta se vuelve de prisa, se vuelve en primera instancia hacia ella y contra ella; porque la muerte lleva muerte a todo y a todos (incluyéndose ella misma). Esta manera de morir, tan repentina,  tuvo otras implicaciones. La gente siempre perdió la vida con bastante agilidad y que muriera la muerte sí era un dilema. Nadie mataría, nadie moriría. Tan de prisa fue la muerte de la muerte que dejó detenidos a los vivos.

 

Y esa congelación estaba a la vista en las ciudades, en los subterráneos y los campos, donde los niños moribundos no sanaban ni enfermaban y seguían en una media vida. Buscarle una explicación a la historia de la muerte de prisa, hacer que alguien contara su devenir, clasificó entre esas cosas tan imposibles como el retorno desde la propia muerte. Seguir leyendo

VESTIDA

 

Yanaris Valdivia

 

A todos los hombres que entregué mi cuerpo sin amor.

A los que dejé que me amaran por una noche o dos.

Todos han muerto bajo el rumor de tus besos.

En todas mis conquistas lucí un vestido negro y desplegué mis artilugios, mi tela de araña sin recelo.

 El día que te vi, sutil, sin proponérmelo, estrené un sencillísimo vestido blanco, que pronto dejé colgado para la vergüenza de los que no entienden un desnudo.

El día que al fin te vi, estrené un vestido. Seguir leyendo

 (advertencia final)

 

Erian peña

 

dulce hogar

prepárate

para que el buitre

vierta

sobre tus ojos

 

como un aguijonazo llamado miedo

la estirpe silenciosa de su raza

era de noche y solo llovía tierra sobre el asfalto enjaulado

decidí entonces  partir y enfrentarme a las bestias

todavía temo las palabras de los nuestros ... Seguir leyendo

LA MANO TOTAL

 

   

 

Hugo Fabel

 

 

 

La mano bella

 

la mano elemental

 

la consabida mano operática

 

la mano del ¡ay de mí!

 

la mano lava vajillas                                                  

 

veremos si es capaz de provocar la mancha

 

veremos si es capaz de darle cierto tono

 

cierta actitud a ese oficio

 

de lencerías. Seguir leyendo

 

 

Cleptomanías

 

Yadiris Luis Fuentes

 

Danae está agitada. Sus ojos pardísimos observan cada detalle: la ventana tapiada, el escritorio de cedro con la caja registradora encima junto a una montaña de planillas vacías, los dedos toscos del cuidador de turno o la cuidadora porque existe cierta feminidad impuesta en los giros de la muñeca, en el mal trenzando del corto cabello y en el disimulado maquillaje anti ojeras.

No logra ver mucho del cuidador(a). Está arrellanado en una dura silla y sus extremidades inferiores se pierden bajo  todo ese cedro. Danae no sabrá si el cuidador(a) podrá correr rápido y alcanzarla en la avenida, por eso necesita ver sus piernas. Por ahora solo se centra en los ojos extraviados en la pantalla de un móvil, que por momentos van de la pantalla a la ventana y así hasta el cansancio, que se torna en aburrimiento. Aunque parezcan dos perlas negras sin brillo, Danae sabe que esa mirada está entrenada contra la gente como ella, por eso con disimulo también le vigila. Seguir leyendo

CAJAS PARA EL TIEMPO

 

Yoe Suárez

 

           

Para R que no sabe

Yo detesto los horarios

 

-esas prisiones del tiempo-

 

Odio,

Por tanto y sin fin,

 La víspera de año nuevo,

 La muerte de los patriotas,

 Los catorce de febrero.

 

Pero tus horas le asientan

 A mi desorden perpetuo.

El más delicioso reloj

Son tus pasos en la arena,

 Tus piernas marcan los días

 Tendidas sobre la cama.

 Tu cuerpo es mi calendario,

 Con una flexible agenda. Seguir leyendo

NOCHE DE JAZZ

 

Nguyen Peña Puig

 

 

 

A  Chouza,

 Por los primeros acordes, los mejores.

 A este rhythm infinito.

 »If you have to ask, you'll never know».

 

Louis Armstrong (Sobre el Jazz)

El negro acaricia con manos inseguras el desgastado esmalte de la trompeta, la recoge de la barra y la acomoda sobre sus piernas, se humedece los labios.

 —Quiero que esta noche nos hagas flotar, cariño —le murmura—. Que retumben las paredes como en los viejos tiempos, recuerda que él nos está mirando.

 Baja la voz y achica los ojos hacia uno de los afiches que cubren las paredes del pequeño escenario. Desde allí, Louis Armstrong le regala su amplia sonrisa. Justo debajo, Eddy afina el piano para su última función.  Seguir leyendo

 

BUFFER OVERFLOW

 

Angel Omelio

 

 La humanidad ya no recordaba el principio de la guerra; el inicio de todo. Tampoco recordaba que había sido consumida casi por completo hacía solo unos cinco años; una enigmática raza extraterrestre, a la que llamaron Syohas, les había diezmado. Pero no, eso casi nadie lo recordaba… solo lo hacían los miembros del Council Stack.

Aquella mañana, cinco hombres despertaron siendo millonarios. La noticia causó cierto impacto en la ciudad de Santclair, y pronto se convirtieron en celebridades. El suceso en sí era inexplicable, pero a nadie le sorprendió en demasía, tampoco se investigaron las causas de tan masivo acontecimiento. Hechos como ese sucedían a menudo. Seguir leyendo